¡ Pedir ayuda es de valientes!. ES

Carmen López

Psicóloga. Master en Recursos Humanos.

 

 

Para buscar talento no hay que leer currículos uno tras otro, sino seguir el rastro que deja: Un trabajo excelente. Porque lo importante no es lo que aprendes, o las empresas en las que trabajas. Lo importante es lo que haces. 

Para realizar un trabajo de forma excepcional hacen falta cinco cosas: Energía, enfoque, tiempo, creatividad y un compromiso absoluto con la calidad. 

Detrás de estos cinco pilares solo hay una cosa: la motivación. La motivación es lo que diferencia al campeón mundial del segundo clasificado. La motivación hace correr a un corredor de maratón hacia la meta cuando ya no tiene fuerzas, a un escalador alcanzar una cumbre imposible, a un creador luchar consigo mismo hasta que su obra está perfecta. Con motivación sacas tiempo de donde no hay, mantiene tu nivel de energía y concentración al máximo, ves las cosas de forma diferente. Con motivación eres capaz de tirar un trabajo casi perfecto a la papelera y empezar de cero hasta que sea excelente. 

La motivación se genera por la necesidad. Está claro: si alquilen tiene hambre, no hay duda de que pondrá todos sus recursos mentales, físicos, financieros y su tiempo en satisfacer esa necesidad. La necesidad es el motivo, la necesidad dispara la motivación. Esto no es nuevo. En los años 30 del pasado siglo, Abraham Maslow propuso una teoría sobre las necesidades humanas. Según ella, la gente que moviliza sus recursos lo hace por causa de una necesidad: comer, sexo, dinero, pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización… 

Pero para encontrar la fuente del talento aún tenemos que buscar más allá de la necesidad. No hay duda de que las necesidades físicas anulan al resto: El hambre, la sed, evitar el dolor… pero en el ámbito que nos movemos, en economías desarrolladas, estas necesidades suelen estar cubiertas. La mayoría de las personas están motivadas por las llamadas necesidades superiores, las que nos distinguen del resto del reino animal: Dinero, aceptación o pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización. Y como muy bien saben los expertos en marketing y los buenos vendedores, las necesidades se pueden crear, cambiar o matizar. Solo hace falta controlar una cosa: Las convicciones. Si alguien está realmente convencido de algo se convierte en imparable.

 

Las convicciones son el origen de todo lo demás.

Por qué la gente tiene miedo de pedir ayuda en la vida profesional y qué ventajas psicológicas y físicas les aporta si lo hacen de todos modos.

​Cuando se trata de pedir ayuda, los hombres pueden aprender de las mujeres. El Korn Ferry Institute en su reporte "Women CEOs speak", afirma que las mujeres CEO marcan un percentil 70 en modestia, pero solo el 55 de todos los CEOs son conscientes de que la modestia es muy importante como punto de referencia para la comparación. Esto significa que las CEOs femeninas son mucho más conscientes que sus colegas masculinos de que no pueden determinar el destino de su empresa por sí solas. Por lo tanto, las mujeres son mucho más proclives a pedir ayuda a expertos o miembros de su equipo.  Esta característica es una ventaja competitiva y un factor clave para romper el techo de cristal y alcanzar el clímax de una carrera.

​Por otro lado, en su libro "Reinforcement", la psicóloga social Dra.Heidi Grant afirma que cuando pides ayuda tiendes a gustar más a la gente. Para nuestro subconsciente, tiene sentido hacer favores a personas que te caen bien, y no tiene sentido hacer favores a personas que te caen mal. ¿Qué pasa entonces si alguien que no te cae bien te pide un favor y te ves obligado a hacerlo? Se crea una disonancia cognitiva: Para resolver el problema nuestro inconsciente reajusta la opinión que tiene de la persona. "Como le he hecho un favor, me ha caer bien". Ahora tu acción tiene sentido, y tu opinión de esa persona ha cambiado de forma inconsciente.

De hecho, todos necesitamos ayuda en todas las fases de nuestras vidas para avanzar y desarrollarnos. Tenemos momen-tos en los que simplemente queremos ser escuchados para obtener respuestas, estrategias o para resolver un problema.

​¿Por qué no pedimos ayuda?

Para no mostrar debilidad, por miedo a ser juzgados o subestimados, por miedo a mostrarnos vulnerables y se que aprovechen de nosotros, por la falsa creencia de que al ser adultos debemos resolverlo todo solos y porque a nuestros ojos el problema es embarazoso y no queremos compartirlo.

El anhelo de ser apreciados lo llevamos grabado desde la prehistoria. Necesitába-mos ir en grupo, ser aceptados y ser valiosos para poder alimentarnos y sobrevivir. En el siglo XXI permanece aún este instinto social. No pedimos ayuda para parecer más eficientes, fuertes, seguros de nosotros mismos. 

Está claro que la razón principal es el miedo a mostrar nuestras debilidades. Esto prolongará nuestro sufrimiento hasta que encontremos el valor para lograr el cambio. Contrariamente a lo que pensamos, investigaciones recientes muestran que reclamar ayuda es extremadamente beneficioso para nosotros porque nos hace crecer, desarrollarnos y ser más felices. Aprendemos a compartir otros puntos de vista, a analizar y a contactar con otras personas. Cuando usted se encuentra en una posición de gran responsabilidad, aceptar apoyo le ayuda a aliviar el estrés y a tomar mejores decisiones que beneficien no sólo a usted mismo sino también a los demás: Gerentes, políticos, celebridades, gerentes, maestros, etc. La mayoría de ellos usan una máscara gruesa para ocultar sus temores.  Corresponde a los valientes pedir ayuda.

Ahora tome un momento para Reflexionar; Vea todas las fotos que aparecen en su pantalla de LinkedIn. Mire su propia foto. Todas estas personas, incluyéndole a usted, han pasado entre todas miles de horas haciendo y seleccionando la imagen perfecta para presentarse de la mejor manera posible. Es un gran esfuerzo para protegernos, ¿verdad? Naturalmente tomar tiempo para dar una imagen de nosotros mismos es importante, pero también es necesario ser conscientes que no somos perfectos, que no podemos saberlo todo y que existen momentos o situaciones donde un compañero, jefe, padre o profesional puede hacer que nos desbloqueemos, que resolvamos una situación o que consigamos un gran negocio. ¿Cuántos asesores y profesionales trabajaban para ayudar a Obama en sus discursos, toma de decisiones y carisma?

¿Con qué frecuencia ha pedido ayuda? ¿Ha pedido consejo a la persona adecuada? ¿Cómo te sentiste? ¿Qué aprendiste?

¿Qué hace nuestro cerebro?

Nuestro córtex prefrontal está diseñado para resolver problemas, pero cuando el problema nos afecta directamente, a veces nos bloqueamos y no podemos trabajar con nuestro cerebro racional. Las emociones toman el control y hacen imposible encontrar una salida. 

Desde el primer momento en que alguien nos ayuda, una gran parte de la energía que estaba bloqueada en nosotros es liberada. El nivel de estrés se reduce y la oxitocina aumenta. Esta hormona activa la confianza, la empatía y la generosidad y reduce los temores sociales. Es tan fuerte que incluso ayuda a reducir la adicción a las drogas, razón por la cual las reuniones de grupo son tan importantes en el caso del abuso de drogas. La oxitocina te hace sentir bien. Además, también se libera en el cuerpo de la persona que ayuda y se beneficia de la misma respuesta. 

¿Le gustaría reducir su nivel de estrés? Ayude a alguien.

Ayudar y ser ayudado va más allá de resolver un problema. Cambiar Mueve tu vida diaria para mejor buscando ayuda y también se propaga a las personas que te rodean. Esto te hace más abierto, generoso,  cariñoso y finalmente consigas más éxitos.

Tel: +41 79 179 58 11

Email: carmen@carmenlopez.co

www.carmenlopez.co

Carmen López Hernández

Lic. Phil. Psychologist

Master in Human Resources

Netstalerstrasse 25

8753 Mollis

Switzerland

© 2014-2020 by CARMEN LÓPEZ

IMPRESSUM