Olvida el objetivo. Ama el proceso. ES

A todos nos gusta ganar, pero odiamos el largo y continuo esfuerzo hasta triunfar. Por eso tanta gente fracasa.
Si quieres ser grande, olvídate de las grandes metas. Haz esto:  
1. Piensa en tres o cuatro cosas difíciles que seas capaz de hacer todos los días: Aprender un nuevo lenguaje, mejorar tus habilidades de programación, diseñar, escribir...
2. Elige una habilidad (sólo una) que sea valiosa y que las personas o empresas estén dispuestas a pagar por ella.
3. Establece una hora fija todos los días para trabajar en esa habilidad. 
4. Trabaja en tu habilidad de uno a tres años.
5. Haz pública tu habilidad.
6. Espera y observa.
Si lo haces, serás mejor que el 99,99% de las personas en esa habilidad. Serás extremadamente valioso, así que no tendrás que perseguir grandes sueños. Los sueños vendrán a ti.