El teletrabajo se impone por el coronovirus.ES

Carmen López

Psicóloga. Master en Recursos Humanos.

 

 

Para buscar talento no hay que leer currículos uno tras otro, sino seguir el rastro que deja: Un trabajo excelente. Porque lo importante no es lo que aprendes, o las empresas en las que trabajas. Lo importante es lo que haces. 

Para realizar un trabajo de forma excepcional hacen falta cinco cosas: Energía, enfoque, tiempo, creatividad y un compromiso absoluto con la calidad. 

Detrás de estos cinco pilares solo hay una cosa: la motivación. La motivación es lo que diferencia al campeón mundial del segundo clasificado. La motivación hace correr a un corredor de maratón hacia la meta cuando ya no tiene fuerzas, a un escalador alcanzar una cumbre imposible, a un creador luchar consigo mismo hasta que su obra está perfecta. Con motivación sacas tiempo de donde no hay, mantiene tu nivel de energía y concentración al máximo, ves las cosas de forma diferente. Con motivación eres capaz de tirar un trabajo casi perfecto a la papelera y empezar de cero hasta que sea excelente. 

La motivación se genera por la necesidad. Está claro: si alquilen tiene hambre, no hay duda de que pondrá todos sus recursos mentales, físicos, financieros y su tiempo en satisfacer esa necesidad. La necesidad es el motivo, la necesidad dispara la motivación. Esto no es nuevo. En los años 30 del pasado siglo, Abraham Maslow propuso una teoría sobre las necesidades humanas. Según ella, la gente que moviliza sus recursos lo hace por causa de una necesidad: comer, sexo, dinero, pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización… 

Pero para encontrar la fuente del talento aún tenemos que buscar más allá de la necesidad. No hay duda de que las necesidades físicas anulan al resto: El hambre, la sed, evitar el dolor… pero en el ámbito que nos movemos, en economías desarrolladas, estas necesidades suelen estar cubiertas. La mayoría de las personas están motivadas por las llamadas necesidades superiores, las que nos distinguen del resto del reino animal: Dinero, aceptación o pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización. Y como muy bien saben los expertos en marketing y los buenos vendedores, las necesidades se pueden crear, cambiar o matizar. Solo hace falta controlar una cosa: Las convicciones. Si alguien está realmente convencido de algo se convierte en imparable.

 

Las convicciones son el origen de todo lo demás.

Big%2520Desk_edited_edited.png

Qué ocurriría en la mayoría de las empresas si se impusiera el teletrabajo? Seguirían avanzando? Tiene futuro esta forma de trabajar? 


Empresarios como Matt Mullenweg (Wordpress) o Richard Branson (Virgin Group) practican el Teletrabajo desde hace tiempo y aseguran el éxito de sus empresas con el teletrabajo gracias a las nuevas tecnologías. Para ellos lo importante es tener el talento adecuado, a la gente contenta, motivada, comprometida y que puedan con conciliar trabajo, familia y ocio. 


De la misma manera, estudios de Gallup indican que no sólo el teletrabajo está creciendo en los últimos años, sino que también muestra un mejor rendimiento. Los resultados de estas investigaciones también indican que los empleados que pasan entre el 60% y 80% trabajando a distancia 3 o 4 días a la semana tienen un mayor compromise, característica que impulsa el rendimiento. Muchas investigaciones de Gallup demuestran que las empresas con empleados comprometidos tienen un 41% menos de absentismo, un 40% menos defectos en calidad y un 21% más de rentabilidad.


Actualmente trabajo cada vez más con directivos que deciden enviar a sus empleados a casa a trabajar, para evitar el contagio del coronavirus. Cómo puede repercutir ésto en la empresa?


Según Nicholas Bloom de la Universidad de Stanford, estudiaron la rentabilidad de trabajar en casa o en la oficina y descubrieron que los que trabajaban en casa eran un 13 % más productivos que los que trabajaban en la oficina. El estudio se hizo en una multinacional China “Ctrip Call Center”. Los datos mostraban que estos empleados tenían un 50% menos desgaste laboral y un aumento de su satisfacción.


Todos los datos mostrados hasta el momento parecen muy optimistas. Puede significar un avance del teletrabajo en las empresas y la sociedad en esta dirección forzados por el Coronavirus? Evidentemente la situación a la que nos enfrentamos actualmente es diferente. El coronavirus está obligando a empresas, colegios y entidades públicas a llevar a cabo teletrabajo sin haberlo organizado previamente, y esto puede llevar a algunas decepciones. 


Algunas dificultades en la situación actual serán: 

Las empresas no tienen un plan y organización para el teletrabajo previamente diseñado.

No disponen de la tecnología adecuada.

Les falta cultura de confianza. 

Casi todos los miembros de la familia vivirán y trabajarán en el mismo espacio sin salir de casa durante algún tiempo. 


Estas variables pueden hacer que la productividad no sea tan buena. Hay otras variables externas que también pueden afectar a la empresa como la cyberseguridad


Pero una vez desarrollado el sistema y tecnologia, continuaremos viendo cada vez más teletrabajo? 

Seguramente para muchas empresas dependerá del éxito que tenga en este período de tiempo, su creencia acerca del teletrabajo y el grado de aceptación de los empleados.


Matt Mullenweg nos da 5 claves importantes para que funcione y podamos continuar en el futuro: 

Utiliza las herramientas y tecnología adecuada. 

Documenta todo.

Mantén tanta comunicación como sea posible.  Ejemplo: comparte de forma pública tu trabajo, de forma que puedan saber qué estás haciendo y cómo les puede ayudar en su trabajo y coordinación. 

Encuentros face to face al menos cada año. Para mantener el feeling, el compromiso, las relaciones positivas y mostrar que todos vamos caminando en la misma dirección.

Permite a tus empleados crear su propio entorno de trabajo.


Daniel Bilbao, CEO de Truora, aconseja:

Ser responsables con nuestro uso del tiempo

Separar el trabajo de lo personal

Estar atentos a los canales de comunicación 

Hacer uso de la cámara en todas las llamadas

Mantener el calendario actualizado.

Evitar distracciones que puedan interrumpir nuestro trabajo.

Respetar el horario de los demás

Ser comprometidos, responsables y disciplinados

Ser directo en nuestras comunicaciones 

10. Usar la flexibilidad del trabajo remoto para nuestro bienestar 


Si haces teletrabajo mantente alerta y pon solución. Aquí tienes algunas: 

Problema: Pasas todo el día trabajando y no sabes cuándo es el momento de parar de trabajar. 

Solución: Planificate a ultima hora de la tarde tus tareas y con tu equipo y ponte un horario de trabajo

Problema: No sé desconectar del trabajo. Me tiene ocupado todo el tiempo y me agota.  Solucion: Organiza tiempo para trabajo y hacer otras actividades en casa con la familia (pintar, juegos de mesa, bailar o cantar)

Problema: Distracción con los hijos y los quehaceres de casa. 

Solución: Será difícil sobre todo si son pequeños. Prepárales actividades a ellos como pintar, o juego libre. Sácales juguetes guardados hace tiempo, les gustará entretenerse con ellos de nuevo. Organiza con tu pareja el tiempo de atención a los niños. 

Problema: El síndrome de soledad. Sentirte solo sin tus compañeros.  

Solución: Usa el teléfono o la vídeo conferencia

Problema: El estrés. Organización Internacional del Trabajo en colaboración con la Unión Europea dice que el 41% de los empleados que hacen teletrabajo tienen un alto nivel de estrés, comparados con el 25% de quienes trabajan en la oficina a tiempo completo. 

Solución: yoga, meditacion en casa.


El teletrabajo forzado por el coronavirus es una oportunidad que Podemos aprovechar para aprender a coordinarnos y a organizar el trabajo de otra manera, comprobar la productividad a pesar de las circunstancias, ver cómo nos podemos sentir y desarrollarnos a nivel laboral. 

Las empresas se lo pueden tomar como un experimento de cara al futuro. No olvidemos, que esta forma de trabajo tiene un impacto en el medio ambiente debido a los menores desplazamientos y la menor necesidad de espacio en las oficinas.


"Los gerentes tienen este miedo de perder el control sobre los empleados, y no sé si está justificado", dice Kurt Reymers, sociólogo del Morrisville State College, SUNY. Cita una variedad de estudios, incluyendo uno publicado en el Journal of Applied Psychology que muestra que las personas que trabajan a distancia son más productivas y menos estresadas.