Wenn Sie wütend werden, verlieren Sie. DE

Carmen López

Psicóloga. Master en Recursos Humanos.

 

 

Para buscar talento no hay que leer currículos uno tras otro, sino seguir el rastro que deja: Un trabajo excelente. Porque lo importante no es lo que aprendes, o las empresas en las que trabajas. Lo importante es lo que haces. 

Para realizar un trabajo de forma excepcional hacen falta cinco cosas: Energía, enfoque, tiempo, creatividad y un compromiso absoluto con la calidad. 

Detrás de estos cinco pilares solo hay una cosa: la motivación. La motivación es lo que diferencia al campeón mundial del segundo clasificado. La motivación hace correr a un corredor de maratón hacia la meta cuando ya no tiene fuerzas, a un escalador alcanzar una cumbre imposible, a un creador luchar consigo mismo hasta que su obra está perfecta. Con motivación sacas tiempo de donde no hay, mantiene tu nivel de energía y concentración al máximo, ves las cosas de forma diferente. Con motivación eres capaz de tirar un trabajo casi perfecto a la papelera y empezar de cero hasta que sea excelente. 

La motivación se genera por la necesidad. Está claro: si alquilen tiene hambre, no hay duda de que pondrá todos sus recursos mentales, físicos, financieros y su tiempo en satisfacer esa necesidad. La necesidad es el motivo, la necesidad dispara la motivación. Esto no es nuevo. En los años 30 del pasado siglo, Abraham Maslow propuso una teoría sobre las necesidades humanas. Según ella, la gente que moviliza sus recursos lo hace por causa de una necesidad: comer, sexo, dinero, pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización… 

Pero para encontrar la fuente del talento aún tenemos que buscar más allá de la necesidad. No hay duda de que las necesidades físicas anulan al resto: El hambre, la sed, evitar el dolor… pero en el ámbito que nos movemos, en economías desarrolladas, estas necesidades suelen estar cubiertas. La mayoría de las personas están motivadas por las llamadas necesidades superiores, las que nos distinguen del resto del reino animal: Dinero, aceptación o pertenencia a un grupo, reconocimiento o autorealización. Y como muy bien saben los expertos en marketing y los buenos vendedores, las necesidades se pueden crear, cambiar o matizar. Solo hace falta controlar una cosa: Las convicciones. Si alguien está realmente convencido de algo se convierte en imparable.

 

Las convicciones son el origen de todo lo demás.

Big%2520Desk_edited_edited.png

Stellen Sie sich diese Situation vor: Nach dem Lesen einer E-Mail, dem Erhalt von Nachrichten oder einem Gespräch fühlen Sie sich angegriffen.
In Zehntelsekunden scheiden Sie Stresshormone aus, die Ihnen ein schlechtes, fast kränkliches Gefühl geben, und Sie konzentrieren Ihre ganze Aufmerksamkeit auf das, was Sie als Angriff interpretieren. Dies ist natürlich, es ist eine Reaktion, die automatisch von unserem primitiven Gehirn kommt.
 
Um Ihr Unbehagen zu mindern, ist Ihre erste Reaktion, sich zu wehren, aber Sie werden höchstwahrscheinlich einen Fehler machen. Es kann sein, dass Sie die Botschaft falsch interpretieren, dass Sie überreagieren und dass Sie eine wichtige Beziehung für immer ruinieren.
 
Wie können Sie Ihre Beschwerden lindern und trotzdem effektiv reagieren?

Hier ist, was Sie tun können:
 
Schreiben Sie sofort auf, was Sie zu dieser Person sagen würden. Bringen Sie all Ihre Wut zu Papier. Wenn Sie fertig sind, wird die erste Überraschung sein, dass Ihr Stresspegel gesunken ist. Indem Sie Ihre Beschwerden ausdrücken, interpretiert Ihr Gehirn, dass Sie sich wehren, und reduziert die Ausschüttung von Hormonen. 

2. Vergessen Sie das bis zum nächsten Tag. Auf diese Weise können Sie sich noch mehr beruhigen.
3. Analysieren Sie am nächsten Tag in aller Ruhe noch einmal, was Ihnen diese Person erzählt hat.
4. Gehen Sie durch, was Sie gestern Abend geschrieben haben.
5. Bereiten Sie Ihre Reaktion erneut vor. Sie sind jetzt in der besten Position, um angemessen zu reagieren und aus der Situation Nutzen zu ziehen. Wenn Sie ruhig sprechen, erhalten Ihre Argumente viel mehr Gewicht.

Denken Sie daran: Sie können alles ruhig ausdrücken.
 Wenn Sie wütend werden, verlieren Sie.