Buscar

Acaba con el acoso en el trabajo



Linda Shallcross, directora de Workplace Mobbing Australia, define el mobbing como "un intento deliberado de obligar a una persona a abandonar su lugar de trabajo mediante la humillación, el acoso general, el abuso emocional o el terror"


Los conflictos en el trabajo suelen tener que ver con datos cuantificables, una diferencia de opinión o intereses y opciones contrapuestas. Estas situaciones pueden ser incómodas, pero a veces son necesarias para que una empresa avance.


El mobbing, en cambio, no se dirige a los hechos o datos, sino a tu carácter. El mobbing lo sufren en muchos casos los trabajadores de alto rendimiento que amenazan un status quo mediocre.


Comienza con una vaga crítica sobre tu puntualidad, tu falta de voluntad para colaborar, algunos detalles sin importancia en tu trabajo o algunos rasgos de tu personalidad. El mobbing maximiza tus aspectos negativos e ignora todos tus aspectos positivos.


El acosador continúa intentando aislarte y poniendo a los demás trabajadores y a la dirección en tu contra. Aquí es donde el acosador consigue que el mobbing le siga el juego.


Te sientes


1. Aislado.

2. Deprimido.

3. Ansioso.

4. Nervioso.

5. Impotente.

6. Tu concentración cae en picado.

7. Te cuestionas tu propio valor.


Esto es exactamente lo que quiere el acosador: Que cometas errores, te enfades y te desconcentres, para poder dar pruebas de tu incapacidad para trabajar. Su objetivo es arruinar tu reputación.

Esto es lo que tienes que hacer para volver a sentirte capacitado y en control:


1. Comienza un diario con todos los incidentes que estás sufriendo. Anota las fechas, las personas, las palabras, las acciones, los comportamientos y cómo te sientes. Este será tu cuaderno rojo.


2. Empieza un diario con todo el trabajo que haces y tus éxitos. Éste será tu cuaderno blanco.


Estos dos cuadernos te ayudarán a entender que tienes valor y que no estás haciendo nada malo. Si la situación se agrava pueden servir de prueba.


3. No te aísles. Busca el apoyo de tus compañeros dentro de tu organización. Si no puedes conseguirlo, busca el apoyo de tus amigos y familiares fuera.


4. Si puedes, habla con tu jefe o con Recursos Humanos para detener al acosador. Lamentablemente, a veces no quieren enfrentarse al problema. O peor aún, son parte del problema. Si este es tu caso, pasa al punto 5.


5. Consigue un psicólogo externo y un abogado. Ellos evaluarán la situación y protegerán tu salud mental y tus derechos. Te darán estrategias y opciones para superar el mobbing.


Si te sientes aliviado y fortalecido con este texto, es posible que estés sufriendo mobbing. Por favor, empieza a buscar ayuda.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo